Featured

Educación en la Naturaleza y Bushcraft

Posted on diciembre 23, 2019 por Gabriel Vairoletti

Foto: En poco tiempo aparece un parque espontaneo hecho con lo que se encuentra en el lugar nuestra mochila que siempre carga cabos y cordines

Educación en la Naturaleza y Bushcraft

(Gabriel Vairoletti A.K.A. Tatanka, 2019)

“-…Ya estamos tod@s reunid@s, Lua ha llegado un poco tarde, pero no pasa nada, nos ponemos en marcha y…. ¡oh no! ¡ se descarga el cielo! , ¡toneladas de agua sobre l@s niñ@s en un instante!, aunque sabemos que durará unos minutos, es mejor proteger todo el equipo del carrito y las mochilas que no todas son estancas…-“

“-…No es que haga mucho frío, pero el viento aumenta la sensación de baja temperatura. Están mojad@s y se acaban las mudas que l@s mamas y papas han puesto en sus mochilas, ¡a Marcelo ya lo cambiamos tres veces!… El plan es el siguiente, buscamos un lugar protegido, montamos un toldo de un agua para bloquear el viento, una pequeña pared reflectante de piedras para el fuego, para que nos envíe el calor hacia el refugio, encendemos una hoguera y hacemos chocolate caliente, la semana pasada enterramos un taper en el bosque, bajo la encina grande, con todos los ingredientes , vasos y cucharon, vamos a por el material y todo resuelto…-“

la praxis se esconde en el bosque

78365920_2426852554193970_8315724604010135552_o

Foto: un columpio cooperativo que solo funciona bien si somos much@s

Desde hace unos años, la formación integral de las personas extraordinarias que acompañan los grupos de niñ@s y adolescentes de las escuelas del bosque, las forest schools, es una preocupación y objetivo de primer orden.

En todo el mundo se hacen las mismas preguntas; ¿cual es la formación básica que debe tener un@ acompañante del bosque para realizar su trabajo ?

La vocación y el compromiso de quienes deciden seguir el camino de acompañar a grupos en la naturaleza es enorme, y su interés en capacitarse les implica una enorme inversión de tiempo, energía, y ¿porque no? dinero, en cursos, carreras en educación, formación especifica en acompañamiento respetuoso, juego libre, escucha activa, pedagogía, psicología, psicomotricidad, métodos de educación alternativa (Waldorf, Montessori) y muchos etc mas…

Es una actitud voraz ante el conocimiento y la comprensión de métodos , practicas e investigaciones que realizan colegas y especialistas de todo el mundo en proyectos muy diversos, unidos en los mismos principios e intenciones de educar en la naturaleza.

“-No se si son las palabras correctas, pero hay días de agosto en Mallorca que, para describirlos correctamente, hay que hablar de “cuerpos fritos”…  aprovechamos la sombra del bosque en las horas mas calientes, pero cuando el sol esta en el cenit, es extremo, vamos a  montar con mi compañera rápidamente una sombra con una sabana vieja , para merendar debajo…-“

img_20200112_054530_407

Equilibrio, fuerza, destreza, consciencia propia de las habilidades motrices, equilibrio, gestión del peligro, desarrollo del sistema vestibular, musculatura, retos… y mucha diversión en el mundo real.

Articular teoría y practica en un encuadre natural, bosque, lago, playa, desierto, nieve, montaña, con lluvia, viento, sol, invierno, verano, es un desafío mas en el que trabajan l@s acompañantes del bosque, sistematizando y adaptando el conocimiento, la metodología y las lineas pedagógicas a las particularidades espaciales, temporales y climáticas de su proyecto.

Se reúnen en espacios virtuales y físicos, siempre tienen preguntas que solo otra persona que acompaña una forest school puede entender y responder, y muchas veces en vez de una respuesta, se incrementan las interrogantes…

Han ido encontrado la forma de realizar encuentros a nivel personal, local, nacional e internacional, para compartir experiencias, consultas, formaciones, publicaciones, y sobre todo, tejer redes que permitan una mayor comunicación y circulación de la información y conocimiento, haga crecer el movimiento mundial y el momento histórico efervescente de las escuelas del bosque a nivel planetario.img_20200112_054452_319

Foto: Jugando, explorando, creciendo, aprendiendo…En el bosque se hacen buenos amig@s, para siempre

Cuando hablas con algun@ de ell@s quedas sorprendid@, porque articulan, despliegan una serie de competencias que parece difícil que se reúnan en una misma persona.

“-…Raquel les va a construir hoy un Tipi, y enseñarles como hacerlo, que se lo vienen pidiendo hace días…-“

Pedagogía, educación, meteorología, primeros auxilios, administración, comunicación, gestión de conflictos en todos los niveles, psicología,  también limpiar culetes, a veces de cinco en cinco, relaciones publicas, llevar en brazos a pequeñ@s que están en adaptación y extrañan a sus mamas y papas, centenares de metros de papel higiénico lleno de mocos, presupuestos, tirar de un carro lleno de mudas de ropa, bidones de agua, libros y cajas de pinturas, cantar, bailar, hacer pulseras, marketing, hablar con el ayuntamiento, cambiar pañales,  informar a l@s vecin@s, dar charlas, preparar notas periodísticas, saber de quien son estos calcetines o aquella cuchara,  participar en entrevistas, enviar correos y mensajes de 0700 a 2330, ir a clases y formarse para aprender mas sobre su trabajo, proporcionar primeros auxilios,  preparar reuniones, participar en asambleas y grupos de trabajo, entrevistarse con interesad@s en el proyecto, seleccionar, preparar y evaluar voluntari@s y practicantes, proteger y cuidar a l@s niñ@s , reír y jugar, explicar un millón de veces a un millón de personas con enorme cariño y paciencia de que se trata el proyecto y muchos etceteras mas…

Desde fuera se ve como una tarea titánica, pero a pesar de eso, y aquí va una opinión puramente personal, ¡parece que aun así todo esto les encanta!img_20200112_053141_232

Foto: ¿cuanto hace que no te subes a un árbol?

“-Peter se ha dormido en los brazos de Patty porque extrañaba a su mama, le montaré una hamaca entre esas dos encinas,  con la tela naranja, para que haga una siestita…-“

Por sobre todas las cosas se percibe el amor por lo que hacen, amor por l@s niñ@s a los que acompañan en su proceso de crecimiento y por las familias que componen esta tribu , sus realidades, dificultades, problemas y también alegrías, logros, felicidad…

“…¡Como les gusta encender el fuego con el pedernal! Esta todo mojado porque llovió en la noche, pero traigo mi bolsa de fuego y vamos a estar calentit@s en pocos minutos…-“

“-…Mañana es lunes, ¡que rápido se paso el fin de semana! , antes de ir a la cama, repasar el equipo en la mochila: cuchillo, sierra plegable, bolsa de fuego, paracord, silbato, latita EDC , cinta americana. bolsa  cuerdas de parque de juegos…-“mochiladevoluntario09012020blur

Foto: mochila de voluntario en escuela del bosque

El Bushcraft en el curriculum de l@s acompañantes del bosque

“-…Llevo siempre una bandana, puedo hacer vendajes, cabestrillos, limpiar mocos, sujetarme el pelo, bloquear el sol, limpiar cosas, atar cosas, cortarla para hacer tiras , encender fuego con sus fibras, sombrero pirata, mojarla para refrescar, coger ollas calientes, hacer paracaídas para jugar, una bolsa improvisada para piedras, piñas u objetos pequeños, proteger las orejas del frío, una bandera para señales, colgar cosas, trucos de magia, papel higiénico (y ya la dejas por ahí enterrada para que se composte), reparar cosas, limpiar caras sucias, toallita húmeda, colador de pasta y arroz, mantel, bolsa para colgar del cinturón o mochila, dirección del viento, gafas nieve, bolsa para los madroños, bikini de emergencia  …-“23511239_1958833437662553_8396075766287104869_o

Foto: queremos comer pizza, y nada nos detendrá

“-…La semana que viene improvisamos un horno de pizza rápido con piedras, barro y paja,  y preparamos unas muy buenas para el almuerzo…-“

Desde hace algún tiempo quien escribe también insiste en complementar la formación de l@s profesionales en la educación en la naturaleza con técnicas básicas y avanzadas de Bushcraft.

Porque no tod@s han tenido la suerte de crecer en el bosque o en un entorno natural, o acceder a formación especifica para la vida en el monte.

“-…¿que les parece si hoy cosemos un morral con las telas que están en la cesta para recoger las bellotas y plantarlas al final del invierno?…-“

14196052_1765206330358599_6452256972099984525_o

Habilidades tales como (entre otras muchas, muchas mas) hacer nudos marineros, de escalada y de rescate, para construir juegos, tirolinas, columpios, construir refugios rápidos y semipermanentes, hamacas, redes, técnicas de encendido de fuego y cocina de campaña, navegación terrestre, señales de emergencia, primeros auxilios, plantas silvestres comestibles y medicinales, huertos instantáneos y guerrilla gardening, estructuras para arte en el bosque, mesas, sillas, letrinas, campamentos base, fuegos reflectantes, hornos, mantenimiento de cuchillos y hachas, bioconstrucción, elaboración de fundas de cuero, encastres y carpintería verde, costura de campo, maniobras elementales de escalada, rescate con elementos de fortuna, cuerdas con materiales del bosque, y muchos etcéteras mas, hacen del Bushcraft una herramienta esencial para quien trabaje en la educación en la naturaleza…

“-…Reparo la mochila de Pablo con un nudo pescador doble y seguimos la excursión…-“

“-…Les ayudo solo al principio a construir el refugio, luego siguen ell@s sol@s, es que hoy ha faltado Laura, que esta en la escuela del bosque hace 3 años, es de las mas grandes, ella ya sabe como atar el palo principal a esos dos arboles…-“

…y también jugar, porque con cuatro nudos una mañana se puede transformar en una epopeya en un barco pirata fabricado con elementos del bosque y una tela, en un retrato cotidiano de la vida de los Lakotas en tipis hechos con sabanas y palos, un hospital con camillas y pequeñ@s sanitarios, un puente sobre un río infestado de tiburones, pirañas y krakens de colores, la construcción de una casa  de piedra y madera para una familia con padre, madre, hij@s , mascotas, tod@s enfundados en petos impermeables y caras rojas por el viento frío,   una linea tensa entre dos encinas con columpios de palo, escalas marineras , hamacas hechas con telas, anillas, trapecios, redes, etc.

Trepar, empujar, cubrirse, columpiar, sujetarse, descargar,  proteger, gritar, girar, levantar, golpear, reir, reaccionar, saltar, tirar, tensar, cargar, colgarse, impulsarse ¿ en que otro lugar se desarrolla el sistema vestibular mejor que en el bosque?, jugando cada mañana de la primera infancia?

“-…Entre estos dos árboles: una linea tensa con el cabo de 10mm, y con los bastones de ullastre hacemos columpios cooperativos, usando el cordin de 8mm, si encontramos otra vez el neumático lo colgamos y con las telas hacemos un par de hamacas, se lo van a pasar de maravilla!…”

¿Y el uso de herramientas? , en un entorno seguro y siguiendo normas de seguridad l@s niños encuentran enorme diversión pelando palos con cuchillos y navajas, cortando madera con sierras y uniéndola con tornillos y clavos, encastres o tacos, adaptándolas ell@s mismos a su imaginación y proyectos de construcción espontáneos .

Bancos de trabajo y herramientas no deberían faltar en ninguna experiencia educativa…

44352404_2151516825060879_5310757371088207872_o

Foto: Fabricar, reparar, construir, inventar, les encanta

Y comer! esto les encanta!, cocinar al fuego pan de cazador, pizzas, palomitas, tortitas… es un programa genial para l@s peques!

Encender fuego con la energía del sol, o con las chispas del pedernal,  montar la fogata de diferentes formas, el fuego atrae y reúne a l@s humanos desde hace miles de años, en una hermandad de guardianes ancestrales de esa energía increíble dominada, y esta presente siempre en las actividades del bosque.

Much@s de nosotr@s recordamos momentos muy bonitos reunidos junto al fuego con familia, amigos, compañer@s…

51777432_2218839491661945_775154546530844672_o

Foto: Preparar la comida y comer junt@s  es una fiesta

Todas estas experiencias quedan en una impronta que nos acompañara el resto de nuestras vidas.

“-…Hoy preparamos unos caballetes con palos para hacer un poco de “arte en el bosque”, con carbón y aceite de oliva hacemos el color negro, con olivas silvestres el violeta, y con capuchinas un color parecido al naranja, y los madroños el rojo….-“

No son solo un puñado de técnicas, capítulos de un libro o temas de un curso.

Con el tiempo es una forma de pensar, de reaccionar, de adaptarse, de superar situaciones, de crear escenarios favorables para el juego y la imaginación en la forest school, de combinar conocimientos prácticos y teóricos, de desplegar recursos y habilidades instantáneas apropiadas, de crear en la naturaleza, eso es el Bushcraft14231243_1765206640358568_338036634951811261_o

Foto: Si imaginamos que bajo el puente del mono hay criaturas peligrosas, la aventura es mas emocionante

Como comento en otro articulo, el Bushcraft no inventó la rueda, pero lo genial es que intenta reunir todas las habilidades de la vida en la naturaleza en una “mochila” de conocimiento fascinante y muy atractiva para cada vez mas gente.

“-…Vamos a montar un “huerto guerrilla” en un lugar del bosque que solo nosotr@s conocemos, alejado de los curiosos, preparamos barro con paja y piedras para hacer una pequeña pared y combinamos con hugelkultur metiendo troncos podridos en lo mas profundo del pequeño bancal, y luego mantillo y tierra . Mañana prepararemos las bombas de semillas con compost y arcilla , y las tiraremos para que crezcan , los guisantes treparan por los ullastres y nos comeremos la rúcula con pan y aceite…”

“-Aquí le haré un anclaje doble al toldo, porque las rachas de viento están fuertes hoy…-“

Créanme lo que les digo, l@s niñ@s les están observando y aprendiendo.

Sobre todo de las cosas reales  y tangibles que hacemos, las experiencias.

Y si están haciendo “cosas de Bushcraft” eso es genial!.

(Gabriel Vairoletti, A.K.A. Tatanka, Bushcraft Forest School, 2019)

Creditos de todas las  imágenes: Variados y diversos: Publicaciones publicas en Facebook e Instagram de @bushcraft.school #sylvestrisetparatus , de #sesmilanes , fotos de alumnos y padres de cursos, talleres y paginas personales

WhatsApp Image 2019-10-25 at 09.57.51

Foto: jugaban a cruzarse en el camino y lograr pasar en direcciones opuestas, y lo lograron, aunque no fue facil

ca8fb794-aebc-44c6-bcd7-203721044ed1

Foto : fabricamos columpios/escaleras con nuestros bastones del bosqueimg_20200112_053248_664

Foto: vamos a una cala, esta llena de troncos, palos y restos de cabos , y una cosa lleva  la otra…

Cae la educación al aire libre (y el virus se frota las manos) nota en https://eldiariodelaeducacion.com/

Cae la educación al aire libre (y el virus se frota las manos)

por Rodrigo Santodomingo05/10/2020

  • La comunidad científica no tiene dudas: aprender al aire libre reduce el riesgo de contagio. Y sin embargo, las salidas al exterior de los alumnos han caído en picado. En gran parte por la presión añadida que supone garantizar que se cumplen los protocolos, dentro y fuera del aula. Hablamos con tres profesores que están logrando no sucumbir a esta contradicción. Se niegan a renunciar a ambientes más limpios y allanar así el camino al virus.

Ala cabeza, la propia Organización Mundial de la Salud. Y a rebufo, un amplísimo coro de voces formado por epidemiólogos, expertos en salud pública, pediatras… Todos cantan las ventajas de una educación al aire libre mientras dure la pandemia. Argumentan, claro, que en el exterior disminuye el riesgo de contagio. Algunos añaden que salir al patio, a la calle o a espacios naturales contrarresta el exceso de estatismo que, con su rigidez, imponen los protocolos sanitarios en el interior. Y que esa mayor movilidad también comporta beneficios para la salud psicoemocional del alumnado.

Algunas consejerías (Canarias, Valencia) recomiendan en su normativa anti-Covid fomentar las sesiones lectivas en lugares despejados. La propia ministra Celáa se pronunció ya en junio en el mismo sentido. Son propuestas vagas, sin un plan concreto que las cristalice. Su puesta en marcha depende casi por completo de la voluntad de cada centro. Solo a nivel local existen ejemplos de colaboración con las autoridades, caso de varios municipios en Euskadi.

En la esfera pedagógica, muchos ven, además, una oportunidad única para fomentar apuestas que trasciendan al centro/edificio, entendido este como fortaleza impermeable. La amenaza del virus, sostienen, podría canalizarse para derribar muros y consolidar ecosistemas de aprendizaje más amplios. Para vincular a los estudiantes con su entorno. Para contextualizar la enseñanza mediante la experiencia directa, vivencial.

Y sin embargo, la realidad del nuevo curso va en la dirección opuesta. “Se está saliendo menos que antes”, observa Miriam Leirós, coordinadora de Teachers for Future Spain, colectivo que defiende un mayor contacto con la naturaleza entre los alumnos españoles. Maestra en el CEIP Antonio Palacios (O Porriño, Pontevedra), Leirós explica que no ayudan la “presión añadida para que se cumplan los protocolos” ni “el énfasis en recuperar el tiempo perdido en cuanto a contenidos”. Los docentes están soportando un doble peso sanitario y curricular. A ello se unen las autorizaciones necesarias de cada familia para cada salida. “Uno evita cargarse de más”, señala. A no ser —como es su caso— que el docente ya esté especialmente comprometido con un cambio metodológico cimentado en la proyección hacia el exterior.

Foto: Institut Jaume Cabré.

Puertas sin cerrar

“Nos llaman valientes”, corrobora Maribel Tarrés, directora del Institut Jaume Cabré (Terrasa, Barcelona), a quien le consta que “otros centros cercanos han dejado prácticamente de hacer salidas”. Tarrés admite que su instituto, inaugurado hace tres años, parte de una situación privilegiada desde una óptica organizativa. Por ahora solo llega hasta 3º de ESO, con un total de unos 180 alumnos. Tocan a menos de 10 chavales por profesor. En la calle, en los parques y plazas del municipio, resulta más o menos sencillo supervisar que se cumplen las medidas sanitarias.

Razones más sólidas sustentan el que los estudiantes del Jaume Cabré estén recibiendo fuera buena parte de sus clases. Surgen de la negativa a que el virus desvirtúe su proyecto pedagógico. Este se articula en torno a tres conceptos y sus respectivas dimensiones del aprendizaje: cabeza (cognitiva), corazón (emocional) y manos (manipulativa). “Las actividades al aire libre conectan en especial con lo emocional y manipulativo”, asegura Tarrés. El alumnado fabrica muebles en un descampado o participa en juegos de cohesíón en un campo de fútbol. Aprende haciendo a lo Dewey mientras desarrolla un sentido de pertenencia. “Han estado encerrados mucho tiempo, y a esas edades necesitan sol, moverse… Mientras se pueda, han de recuperar emocionalmente los espacios perdidos”, subraya Tarrés. La directora del Jaume Cabré cuenta que, cuando las aulas quedan vacías, el personal de limpieza aprovecha para desinfectar y ventilar la estancia.

La educación sin techos ni paredes admite formatos variopintos. Puede darse fuera o dentro del perímetro escolar. Algunas iniciativas son dinámicas y otras emulan la quietud del aula pero en ambientes más higiénicos. Hay centros que incluso han institucionalizado la idea de clase al aire libre. En Utrillas (Teruel), el IES Fernando Lázaro Carreter inauguró hace unas semanas un espacio que bebe de la Grecia clásica: con forma de anfiteatro e inspirado en los paripatéticos de Aristóteles.

David Giraldo, profesor de Filosofía en el IES turolense, matiza que la idea nació hace un par de años bajo el paraguas de la transformación metodológica. Aprovechando su elevado aforo, el proyecto aspira a fusionar grupos y saberes: “Filosofía y Biología para explicar la evolución; Química y Tecnología para explicar cómo surgen los diferentes materiales a partir de sus propiedades”. Con la vista puesta en septiembre, los obreros han trabajado a destajo durante el verano. “La pandemia ha acelerado el proceso y ha permitido que este curso ya estemos dando uso al nuevo espacio”, afirma. Por el momento, se ha utilizado para presentaciones y reuniones del claustro. Pero su puesta de largo didáctica está al caer.

No en vano, Giraldo lleva tiempo celebrando sesiones lectivas en el exterior, con los alumnos sentados en círculo en alguna de las muchas zonas verdes que tiene el recinto del IES. “Son ellos los que siempre insisten en salir fuera. Uno teme dispersión, y lo que he notado es distensión y una mayor concentración. Siempre teniendo presente que no puede ser algo improvisado: resulta fundamental que los alumnos entiendan que sigue siendo una actividad de aula”, destaca.

Foto: IES Fernando Lázaro Carreter.

El frío y la lluvia

Más arbolado y sombras en los centros andaluces es una de las reivindicaciones históricas del sindicato CGT. “Normalmente el patio es pura pista”, se queja Ignacio Contel, secretario de Acción Sindical en su federación de enseñanza en Andalucía. Con la pandemia, CGT ha intensificado su lucha para que las administraciones apuesten por la educación en espacios abiertos. De nuevo, salud y renovación pedagógica se entrelazan en sus demandas.

Contel recuerda que enseñar y aprender fuera cuenta con una larga tradición al combatir epidemias. Así hicieron, a principios de siglo, las escuelas de Nueva York con el fin de contener un brote de tuberculosis. Lo hacen ahora colegios de medio mundo, con acciones planificadas desde arriba en Holanda o Cachemira (India). “Una solución rápida y poco costosa pasa por instalar toldos o carpas y desarrollar allí el máximo de horas lectivas posible. La alternativa es meter a los chavales como piojos en costura en aulas cerradas y mal ventiladas”, sostiene. Contel denuncia la inacción de las administraciones, con la excepción de algunos ayuntamientos como el de Torremolinos (Málaga), que se ha mostrado receptivo ante la iniciativa de algunas AMPA.

Tanto Leirós como Tarrés alternan clases normales al aire libre (en el propio recinto escolar o en localizaciones cercanas) con visitas al patrimonio natural, cultural o social del entorno. Mil ideas y adaptaciones bullen en sus mentes. Rechazan ser víctimas de esa contradicción que, en otros casos, está recluyendo como nunca al alumnado durante meses de contaminación ambiental vírica. La maestra gallega ha pedido a sus pupilos que traigan un cojín de casa para mejorar la comodidad de las clases exteriores. Hace lecturas en plena naturaleza. O coge un autobús y un barco con sus niños y niñas para conocer de primera mano un plan de pesca sostenible en la cercana Isla de Ons. “No por el coronavirus vamos a dejar de utilizar el transporte público, no es excusa”, dice.

La directora catalana y su equipo han consolidado incluso un formato didáctico adecuado para la era Covid: las ALE (Actividades Lectivas Externas). A pesar de las dificultades, el Jaume Cabré está poniendo todo su empeño en estrechar su relación con entidades de Terrasa. Hay salidas al aire libre y otras que se desarrollan en interiores más amplios que el aula (bibliotecas, museos). Ya en otoño, con el frío, el viento y la lluvia acechando, Tarrés lamenta que las actividades educativas en instalaciones municipales sean ahora casi todas online.

A nadie escapa que, en los próximos meses, la educación en exterior dependerá de los caprichos meteorológicos. No obstante, sus defensores se muestran optimistas. Al decidir la ubicación de su aula-anfiteatro, el Fernando Lázaro Carreter buscó maximizar el sol en invierno y la sombra en verano. Contel asegura que “el tiempo favorable en Andalucía” permite aventurar clases al aire libre en otoño y aun en invierno. Incluso en la lluviosa Galicia, Leirós mira al cielo y adecúa horarios. “Si uno quiere, puede. Quizá no todos los días, pero sí muchos. Si dan lluvia a las 12, salimos a las 10”, asegura. Respirar aire puro debería ser, en su opinión, una prioridad que exige soluciones creativas. En especial, mientras dure la pandemia. Y cuando todo esto acabe, como tendencia educativa ante la creciente “desnaturalización de la sociedad”.

Foto: CEIP Antonio Palacios.

Bichitos

Posted on agosto 22, 2017 , TTNK

“- Cucuruchu mushumuchu-”

Ese es el nombre que le puso Pierre al gecko ( Tarentola mauritanica) que encontramos  bajo una piedra en un lugar oscuro y dificil de encontrar.

Es la mitad del verano y ha llovido un rato, el bosque parece respirar de alivio.

Y nosotr@s.

Salimos tod@s a buscar bichos por ahi.

Hay lupas, frascos, y ganas de descubrir cosas nuevas.

Levantamos piedras pero las dejamos nuevamente donde estaban porque son la casa de muchos invertebrados, gusanos, hongos, y muchos mas habitantes minusculos de la comuna.

“- Dont touch his eyes”- dice Sally, la exploracion tactil del reptil iba en esa direccion.

Tiene la cola corta, la ha perdido hace unos dias nos cuenta Patty, cuando un predador lo ataca puede soltar su cola y escapar, y luego le vuelve a crecer!.

Lo tocamos, la piel es rugosa y fria.

El pobre reptil abre la boca en un grito silencioso, no le pasara  nada, solo lo miramos un rato y despues lo dejamos ir.

Victor acerca una piedra al animal y son iguales en color , manchas y textura, es un buen camuflaje para ocultarse el que tiene Cucuruchu.

Sus patas son raras, le sirven para caminar por donde quiera, en el suelo o trepar por cualquier superficie,  incluso cristal, ¡parece que tuvieran pegamento!

Todos  miramos con la lupa las partes que nos interesan y comentamos.

A Pepa le da miedo tocarlo, no se anima, bueno, lo hara la proxima vez.

Hay muchos mas escondidos en el bosque.

Son muy importantes para el ecosistema, mantienen controlado el numero de arañas, hormigas y otros insectos, se los comen por las tardes y la noche, en el dia tienen que tomar sol para poder controlar su temperatura.

A veces los encontramos cerca de las farolas, comiendo insectos voladores que se acercan a la luz.

Tambien observamos un milpies (Tachypodoiulus niger) que tiene un olor muy feo que usa cuando se siente amenazado.

Los bichos bola (Oniscidea) si que son faciles de atrapar, se hacen una bolita y los guardamos en un frasco, al rato caminan de nuevo, cuando caminan por las manos hacen cosquillas con las patitas.

Las dos hormigas que logramos meter en el frasco de cristal son imposibles de ver, porque estan corriendo hacia un lado y otro y no paran. Se nos escapan a los dos minutos.

El saltamontes si que se queda quieto un rato y vemos sus ojos raros que asustan un poco.

Matryoshka ( Матрёшка ) es una muñeca rusa que dentro tiene otra muñeca, que dentro tiene otra muñeca , que dentro tiene otra muñeca…

Nuestro bosque tambien contiene otros bosques dentro, que contienen otros bosques, y otros…

Universos dentro de universos

Partimos de lo que percibimos a simple vista, nuestro gran patio de juegos natural, inconmensurable, nos habla con el viento, nos hace llover, nos enfria, nos calienta, nos envia copos de nieve o rayos tremendos de sol…

Viven los pajaros, los conejos, los erizos, los reptiles, los insectos, los ratoncitos…

Y si vamos a las Matrioshkas mas pequeñas hay mas mundos, enteros y funcionales…

y en el agujero de ese tronco descompuesto… otro mas

y en la cuevita que esta entre esas dos rocas…

y bajo la hojarasca que esta a la sombra del algarrobo…

…y con la lupa encontramos realidades diminutas, casi invisibles,  aunque igualmente presentes en nuestro bosque en el que jugamos y aprendemos cada dia con nuestros amigos

….mundos extraños dentro de mundos extraños…

“- el ciempies es un bicho muy raro, parece que fuera muchos bichos atados…”

Cancion para un niño del siglo pasado y a cien mil kilometros de aqui…

La canta Bego, nuestra acompañante del verano.

Las canciones aqui se entreveran, se mezclan, idiomas, musicas, significados, palabras hermosas, palabras graciosas…tod@s las aprendemos de tod@s…

Vienen de antiguos reinos, de nuevas republicas, de indigenas lejanos, de anonimos cercanos, medievales, modernas, populares…raras…

….canciones, dentro de otras canciones.

Gracias Yumi

Yo también participé en ese curso que se impartió en Bosqueko.

La experiencia con Gabriel como guía fue magnífica, cercano, chistoso y muy profesional. Nos ofreció su conocimiento cual libro abierto y, además, estuvo muy dispuesto a recoger y aceptar esas pequeñas ideas que iban surgiendo de la mezcla de sus conocimientos con nuestra creatividad estimulada.

Sin duda una experiencia más que recomendable, no solo para aquellos que trabajen y/o tengan niños y niñas, sino para todo aquel al que le guste sacar de paseo a su niño interior de vez en cuando.

Y ya que estamos con el inglés me gustaría acabar así… ¡su curso de Bushcraft es un must!

Yumi, Bosqueko, Canarias

Multiplicado por toda la primera infancia

El ejercicio era algo parecido a lo siguiente:

“-vamos a imaginar un lugar muy especial en nuestras vidas, en nuestro pasado, donde nos sentíamos muy bien cuando eramos niños, un escondite. Un espacio donde jugar, disfrutar y  pasar el tiempo eran la misma cosa…-“

“-ahora levantamos la mano los que recordamos que ese lugar estaba en la naturaleza-“

Sorprendente.

La mayoría.

Katia empezó así su ponencia en el 1er Encuentro de Asociaciones y Organizaciones de Educación en la Naturaleza, en Palma de Mallorca.

Ok, voy a mirar para adentro.

Recuerdo cuando jugaba en el parque, me llevaban mi padre y mi madre, jugaba con amigos y hermanos, o solo, recuerdos vivos, sensoriales, anímicos, pelota, trepar cada vez mas alto, saltar la cuerda, hacer refugios, correr como el viento.

Y el escondite.

El fondo de casa, con arboles , horas , tiempo, bichitos, ramas, arcos y flechas,  platos de barro, higos de verano, montañas de hojas en otoño, saltamontes, orugas, luciérnagas, arañas y hormigas.

Una lupa, un cuchillo, rollos de hilo y cuerdas, trapecio anillas y escala marinera, el hacha, martillos y clavos, y tablas viejas, un pajarito con el ala rota, un gato malo, un nido de hornero, un panal de avispas, flores en el pelo, piedras de colores, rodillas rotas, raspones generales.

Capa de superheroe, cara de limón, cara de caramelo, grito de tarzan, sigilo de apache.

Zetas en el aire con floretes de caña, naves espaciales de ladrillos rotos y palos, dormir, saltar, trotar, reír, pelear, trepar, cantar, lanzar, golear, vagabundear.

Duro como John Wayne, agil como Burt Lancaster, canalla como Clark Gable, certero, elegante e ingenioso como Errol Flynn, misterioso como Bogart…

Canoa entre los juncos, viento y remos que salpican, cafe de cowboy por la mañana, echando una brasa para bajar los posos.

También cuatro o cinco grandes caminatas, épicas, de descubrimiento, de resistencia, de investigacion, de gusto, cansancio, tormenta, risas, romance, frío, calor, rayos y centellas, llegar.

La punta de la nariz congelada, o el cuello y las orejas abrasadas.

Un fin de semana de campamento inolvidable también…o dos, lo dejamos en seis.

Y ocho, nueve dias, en un camping solitario, haciendo fuego por la noche, mirando las estrellas,  amaneceres y atardeceres, rocío fresco, sombras cómodas, aire puro, guitarras y compania

Incluso un mes entero en la playa, salado, arenoso, olas y espuma, mejillones y corvinas, bailes descalzos, sol en la piel

Todo eso quedo en mi.

Días mas tarde tomamos un café, de esos largos , de charla lenta e impredecible con Patty.

Le comparto estas cosas, y otras, y hablamos desde hace un rato sobre su trabajo, en educación en la naturaleza:

“-todo eso que me cuentas… multiplicado por toda la primera infancia”

TTNK 2018